miércoles, 23 de enero de 2008

El Monte de El Pardo, por Julio Llamazares

Reproducimos a continuación una columna publicada en el diario El País en el año 1994 por el escritor Julio Llamazares, antiguo alumno del Cristo, sobre sus recuerdos del Monte:

"El primer sitio que conocí de Madrid fue El Pardo. Yo tenía 12 años y venía a estudiar interno al colegio de los padres capuchinos donde ya estaba un hermano mío. Recuerdo aún perfectamente la noche en que llegué: las luces de la autopista, el túnel de Guadarrama, el olor de los pinos del monte y la visión del colegio recortándose en la noche sobre lo alto de la colina que domina el valle de El Pardo. Y también, cuando me fui a dormir (por primera vez en mi vida lejos de casa), el resplandor de Madrid, a través de la ventana, en la distancia.

El colegio de los padres capuchinos -o del Cristo, como popularmente lo llaman- estaba, y aún sigue allí, en pleno monte de El Pardo. Es, de hecho, junto a un par de restaurantes, la avanzadilla de la civilización (en esa inmensa dehesa que se extiende por el norte de Madrid hasta las mismas fuentes del Manzanares y que ha sobrevivido a aquélla gracias a su condición de cazadero real, primero, y a partir de la guerra civil, de jardín privado de Franco. A éste le debo, precisamente, si bien por delegación, el enorme privilegio de haber conocido un monte que, para el resto del mundo, permanece inaccesible y oculto tras alambradas: dada la situación del colegio y la afición de todos los dictadores a tener sus frailes particulares, no sólo nos regalaba la carne de los. conejos y los gamos que cazaba (y que nosotros, pobres internos, acabábamos odiando), sino que nos dejaba entrar al monte una tarde a la semana. Eso sí, vigilados estrechamente por los frailes y los guardas.

Ahora leo en el periódico que el Patrimonio Nacional y el Gobierno regional discuten sobre la posibilidad de convertir El Pardo en reserva científica o en parque natural. Ignoro por qué motivos y quién tiene razón (seguramente ninguno), y qué pretenden hacer, pero lo único que les pido es que lo dejen igual que está. Y, sobre todo, que no lo al público con dudosos y falsarios argumentos democráticos.

La prueba principal de que el monte, de El Pardo tiene que seguir oculto y protegido tras alambradas es el aspecto que muestra la parte que ya está abierta."

domingo, 20 de enero de 2008

Fotografías publicadas en Nuevo Mundo

Julio G. Blanco del Blog del Regimiento de Transmisiones, al que desde aquí agradecemos su colaboración, nos envía estas fotos sacadas de la revista Nuevo Mundo, publicadas en 1909.

La primera es una foto de una cacería de Alfonso XIII.


Y las dos siguientes son fotos del salto hidroeléctrico que la compañía Santillana tenía en la zona de La Marmota.


sábado, 19 de enero de 2008

Vicente Carducho y los frescos del Palacio

Reproducimos aquí el boceto de El Triunfo de la Eucaristía que realizó el pintor italiano Vicente Carducho para la Capilla del Palacio durante el reinado de Felipe III. En 1604 el Palacio sufrió un incendio en el que se perdió la mayor parte de su decoración interior, conservándose sólo los frescos de Gaspar Becerra.

Felipe III mandó pintar de nuevo las salas del Palacio a varios artistas. Todo esto lo cuenta el pintor en sus Diálogos de la pintura. Reproducimos aquí los pasajes que hacen referencia a la decoración que tiene que tener las habitaciones de una reina y los de una casa de campo, esquemas que se usaron en las salas del Palacio.

Estas imágenes están alojadas en la Biblioteca Digital Hispánica de la Biblioteca Nacional.






Itinerario Ciclista a desde Madrid a El Pardo

Mensaje enviado por M.S.M.

En la Biblioteca Digital Hispánica de la Biblioteca Nacional han colgado una obra llamada El turismo ciclista : colección de Itinerarios de las principales carreteras de España publicada en 1896. En esta obra aparece el itinerario para hacer una excursión ciclista a El Pardo.


miércoles, 16 de enero de 2008

El Museo de Franco en el Palacio de El Pardo

Enlazamos aquí una crónica de la formación del Museo de Francisco Franco en el Palacio publicada en el ABC del 22 de noviembre de 1975, 2 días después de la muerte del Jefe del Estado.

Actualmente sólo se conserva en el Palacio la habitación del matrimonio Franco y el vestidor con varios de sus uniformes y condecoraciones.

lunes, 14 de enero de 2008

Dos fotos más

MSM me ha enviado un par de imágenes. La primera es una vista aérea de 1925 y la segunda una fotografía del Palacio de La Quinta en 1931.



sábado, 12 de enero de 2008

Real Cédula de Fernando VI sobre la Caza y los Límites del Monte

En el portal Legislación Histórica de España hace unos 3 años encontré esta Real Cédula sobre los límites y la caza en el Monte dada por Fernando VI.

Actualmente no soy capaz de encotrar estas imágenes en el portal, así que las cuelgo directamente.













miércoles, 9 de enero de 2008

Toros en El Pardo

Este dibujo apareció en el periódico La Lidia el día 11 de noviembre de 1894, representa una corrida de toros en la Plaza.

La farola parece que es la que actualmente se encuentra en el patio de la Casa de Oficios.

Dos poesías de Góngora

Luis de Góngora como poeta de la Corte de Felipe IV escribió dos poesías relacionadas con El Pardo.


Esta primera poesía está dedicada a Felipe IV y a Isabel de Borbón que tras su boda realizada en 1615, cuando él contaba con 10 años y ella 12, vinieron a vivir al Palacio de El Pardo.

DEL REY Y REINA NUESTROS SEÑORES EN EL PARDO, ANTES DE REINAR

"Dulce arroyurelo de la nieve fría
Bajada mudamente desatado,
Y del silencio que guardaba helado
En labios de claveles se reía.

Con sus floridos márgenes partía
Si no su amor Fileno, su cuidado;
No ha visto a su Belisa, y ha dorado
El sol casi los términos del día.

Con lágrimas turbando la corriente,
El llanto en perlas coronó las flores,
Que ya bebieron en cristal de risa.


Llegó en esto Belisa,
La alba en los blancos lirios de su frente,
Y en sus divinos ojos los amores,

Que de un casto veneno
La esperanza alimentan de Fileno."


Y la segunda poesía era habitual que los artistas cantaran las hazañas de los reyes. También Velázquez pintó cabezas de ciervos que mató el rey:

DE UN JABALÍ QUE MATÓ EN EL PARDO EL REY NUESTRO SEÑOR

"Teatro espacïoso su ribera
El Manzanares hizo, verde muro
Su corvo margen, y su cristal puro
Undosa puente a Calidonia fiera.

En un hijo del Céfiro la espera
Garzón real, vibrando un fresno duro,
De quien aun no estará Marte seguro,
Mintiendo cerdas en su quinta esfera.

Ambiciosa la fiera colmilluda,
Admitió el asta, y su más alta gloria
En la deidad solicitó de España.

Muera feliz mil veces, que sin duda
Siglos ha de lograr más su memoria
Que frutos ha heredado la montaña."


lunes, 7 de enero de 2008

Exaltación final del Monte de El Pardo, por Ernesto Giménez Caballero

Gracias a Diego Ponce podemos insertar esta entrada. Ernesto Giménez Caballero publicó en 1932 la primera edición de Genio de España. Exaltaciones de una resurreción nacional. Y del mundo. En este libro aparecía un capítulo titulado "Exaltación final del Monte de El Pardo" en el que aquí reproducimos algunos pasajes:

"Termino este libro de exaltaciones española -simbólicamente y comos sin querer- un atardecido del Corpus, sobre el monte madrileño de El Pardo.

Os confieso que el monte de El Pardo ha sido siempre como mi monte Tabor, siempre una incitación para mis transfiguraciones más íntimas y líricas.

Enraizado a esta tierra de El Pardo -encinas, cérvidos, sierra azul, olor a romero, a río y a pólvora de cacerías velazqueñas-, enraizado a esta tierra de El Pardo por parentesco de sangre y famliar, siempre lo he considerado como el generatriz de mi ser, de mi alma y de mi poesía, como si en él residiese el mejor genio de mi casta.

Y así es. Contemplando estoy la ermita del Cristo, famoso Cristo de El Pardo, yacente en urna de crista, y entre tañer de campanas conventuales, Cristo rodeado de encinas. Y su cuerpo exangüe dominando el Palacio que construyó el César hispánico Carlos V. Palacio de pizarras, palacio germánico que antecedió a El Escorial en intención y grandeza.

A mí me ha placido siempre más la exaltación de este monte de El Pardo que la de El Escorial.

El Escorial es un sucedáneo de El Pardo. El Pardo es el monte matricular de España, donde se cuajó la realeza, la monarquía y el imperio de España.

El Pardo es el Madrid medieval y feudal, corrido por monteros y caballeros del Rey cuando la monarquía luchab aún con el moro y no tenía aún Corte exacta, residencia real fija; cuando la capital de España era aún campamental, trashumante.

Este Real Sitio de El Pardo es el antecedente de El Escorial.

Como El Escorial lo es de Aranjuez y de La Granja.

Y todos ellos -con las ciudades viejas y castellanas de Toledo, Segovia, Valladolid y Ávila-constituyen la egregia corona de Madrid. Madrid, esto es: una corona de ciudades preciosas, con las gemas de los Reales Sitios. (Por eso la caída de la Monarquía implica automáticamente la caída de Madrid. Y si Madrid no vuelve a la villa y el madroño, casi al municipio, es porque le salva aún la Burocracia, o sea el último refugio de una ciudad capitalicia que es la burocracia , el madriguerismo.

Piénsese que Madrid tiene un valor geométrico y político. Y no un valor natural, como Londres, París, Roma.

Por eso -desde este mi Tabor de El Pardo-, en este atardecido del Corpus veo a este Cristo que simboliza toda el alma cristiana, dolorida, abnegada y humilde de España. Junto a la sombra del César, que cabalga en aquel caballo que Tiziano le pintara un día. (Sobre el cielo, la estrella hesperal, la estrella histórica y augurante del César, la de Hesperia, la de España.)

Veo a Carlos V (...) con sus ojos color de lago y avidez de águila cabalgando entre encinas, encinas jupiterinas, árboles de Júpiter, árboles cesáreos. Cabalgando para cuerpo exangüe y moreno de este Cristo.

Veo al César pugnando por la Cruz.

Y esta visión estremecida, cuajada entre rumor de encinas y doblar de campanas, me hace pensar en que los oráculos de Grecia reconocían la llegada de la divinidad genial justamente porque las encinas susurraban y los bronces vibraban.

Por eso en este Tabor de mi Pardo siento que algo profético y delirante me asciende desde las entrañas de esta tierra, que son mis propias entrañas. (...)"

sábado, 5 de enero de 2008

Dos obras en la Biblioteca Virtual del Patrimonio Bibliográfico

La Biblioteca Virtual del Patrimonio Bibliográfico es un nuevo portal que ha inaugurado el Ministerio de Cultura para mostrar obras bibliográficas y manuscritos que conservan las Bibliotecas Públicas del Estado y que forman parte del Patrimonio Histórico Español.

En esta Biblioteca Virtual aparecen los libretos de dos óperas representadas ante el rey Felipe V en el Palacio. Son Il tutore o sia la pupilla y Vanesio e Larinda. [Para acceder a las imágenes hay que pinchar en Objetos digitales en la parte inferior]

Las obras están editadas en Madrid en 1740, en esta época ya trabajaba para el rey el cantante Farinelli (castellanizado como Farinelo), organizándole las fiestas al rey para evitar su melancolía. Farinelli cuando la Corte llegaba a El Pardo se alojaba en la Casa de Oficios.

miércoles, 2 de enero de 2008

Vuelta a mis jabalíes de El Pardo, por Camilo José Cela

Nuestro amigo Armando García nos envía un recorte de una columna publicada en el ABC de 17 de septiembre de 2000 por Camilo José Cela.

Cela frecuentaba El Pardo, sobre todo algunos de sus restaurantes.